Cómo proteger la piel

No se pueden controlar los factores de riesgo determinados genéticamente para de desarrollar un melanoma, tales como poseer una tez blanca, muchos lunares o los antecedentes familiares de melanoma. Sin embargo, el riesgo de para desarrollarlo puede reducirse significativamente si se siguen las siguientes normas básicas.

Exposición al sol

Definitivamente, debería evitarse la exposición brusca, intensa y directa al sol. El principal objetivo es evitar las quemaduras solares. Todas las quemaduras solares producen enrojecimiento de la piel, pero las quemaduras solares más perjudiciales son aquellas que producen ampollas o dolor durante, al menos, 48 horas después de la exposición. Por consiguiente, es prudente evitar la recepción directa y prolongada al sol, especialmente entre las 11:00 a.m. y las 3:00 p.m.

Protectores solares

Los protectores solares deberían tener el un factor de protección alto – y ofrecer la misma protección frente a los rayos UVA y UVB (únicamente los protectores solares de factor más alto protegen frente a los rayos UVA). El protector solar surte efecto aproximadamente media hora después de su aplicación y dura de dos a tres horas. Por lo tanto debe aplicarse, media hora antes de exponerse al sol y repetir la aplicación cada dos horas.

Sombra/temperatura

Debido a que los rayos UV se reflejan, permanecer en la sombra cuando se está al aire libre también puede causar quemaduras solares, salvo que se tomen medidas adicionales de protección solar. De manera similar, los rayos ultravioleta del sol traspasan las nubes por lo que su piel puede sufrir quemaduras solares incluso en días nublados. Recuerde que los rayos UV no hacen que sienta calor en la piel. Esta sensación de calor la producen los rayos infrarrojos. Las brisas le podrían dar una falsa sensación de exposición segura al sol al no notar calor.

Ropa

La ropa es la mejor protección frente a la luz solar intensa. Las camisetas son mejores que las prendas sin mangas. La ropa más oscura ofrece mejor protección que la ropa de colores claros. El material debería ser preferiblemente de un tejido tramado y con protección UV certificada. Es aconsejable utilizar sombrero de ala ancha y gafas de sol con protección garantizada frente a los rayos UV (también son perjudiciales para los ojos). Actualmente, puede encontrase ropa para niños, incluidos bañadores, con protección solar incorporada (hasta con un factor 50).

Cosméticos y medicamentos

Algunos medicamentos aumentan la sensibilidad a la luz. Esto es algo que debería tratarse con un médico o con un farmacéutico antes de exponerse uno mismo al sol. Los desodorantes, cosméticos y perfumes pueden causar una reacción alérgica al sol u originar pigmentaciones permanentes. Por consiguiente, debería evitarse la aplicación de dichos productos antes de tomar el sol.