Lunares

Los lunares (denominados nevus melanocíticos en lenguaje científico) adoptan una enorme variedad de formas.

 

Nevus comunes

 

Los nevus pueden ser planos o abultados, de colores diferentes, desde el rosa al marrón oscuro o negro, y su tamaño puede ser de unos pocos milímetros o de varios centímetros. Aunque pueden aparecer en la infancia, la mayoría lo hacen a partir de la pubertad. Es raro que los lunares aparezcan después de los 50 años. Con los años tienen una tendencia a desaparecer. Los nevus comunes son más numerosos en las personas que se exponen mucho al sol, aunque su número está principalmente determinado por la predisposición genética (por herencia).

 

La mayoría de los nevus son inofensivos, pero algunos tipos deben controlarse para observar si se producen cambios o aparecen signos de malignización (melanoma). Sin embargo, menos del 30% de los melanomas tienen su origen en los nevus, la mayoría suelen aparecer de manera espontánea sobre piel sana.

 

 

Nevus Atípicos

 

Los nevus atípicos o displásicos son lunares con apariencia distinta al resto. Se desarrollan en parte por una predisposición genética y en parte por haber padecido quemaduras solares. Debido a su similitud con los melanomas, es importante que un dermatólogo examine cualquiera nevus atípico para asegurarse de que sean benignos. El ABCDE de identificación del melanoma puede utilizarse para determinar si debe, o no, solicitar una consulta:

 

-       ¿Es el lunar Asimétrico?

-       ¿Tiene Bordes borrosos o irregulares?

-       ¿Cambia de Color?

-       ¿Tiene un Diámetro superior a 6 mm?

-       ¿Ha Evolucionado con el tiempo su tamaño, su forma o su comportamiento?

 

Las personas con muchos nevus atípicos tienen un riesgo mucho mayor de desarrollar melanomas, especialmente en los casos familiares, por lo que su piel debe ser examinada y controlada regularmente para ver si se producen cambios.

 

 

Nevus Cutáneos

 

La forma adoptada por los nevus cutáneos puede ser desde ligeramente abultados hasta visiblemente redondeados. Pueden ser de diferentes colores, desde rosa hasta marrón claro u oscuro. Los nevus cutáneos son lesiones melanocíticas benignas que en raras ocasiones representan riesgo de desarrollar melanomas.