Fibromas cutáneos

Los fibromas cutáneos (conocidos por algunos como “papilomas”) son lesiones benignas de la piel comunes que aparecen en pacientes de cualquier edad. Se presentan como nódulos blandos, del mismo color que la piel o ligeramente más oscuros, que surgen directamente y completamente desde la piel o conectados a la superficie cutánea a través de un “tallo” delgado.

 

Normalmente se encuentran en el cuello, las axilas o en la ingle, y pueden aparecer solos o en grupos.

 

Los fibromas cutáneos no suelen ir acompañados de ningún tipo de síntomas, pero pueden tornarse dolorosos, cambiar de color o inflamarse tras un traumatismo.

  

Los fibromas cutáneos pueden parecerse a los lunares, queratosis seborreicas o, con menos frecuencia, a los neurofibromas.