Dermatofibroma

 

Los dermatofibromas son lesiones benignas, fibrosas, duras al tacto, deprimidas o elevadas, y su tamaño oscila de unos pocos milímetros a varios centímetros de diámetro. Suelen ser marrones, pero en ocasiones suelen ser de color rosado.

 

Los dermatofibromas se encuentran con más frecuencia en las zonas inferiores del cuerpo de un adulto, aunque pueden aparecer en cualquier parte.

 

Con frecuencia se diagnostican erróneamente como quistes o nevus melanocíticos. Los dermatofibromas pueden identificarse si al intentar pellizcar los bordes de la lesión con dos dedos, observamos una depresión o una especie de hoyuelo en el centro y notamos un nódulo palpable.