Campaña 2016

La prevención de la exposición nociva UV es la clave para reducir las posibilidades de cáncer de piel

Recuerde que el sol brilla en todas partes, no sólo en la playa, y que los dañinos rayos UV Puede hacer daño aún cuando no se siente calor.


Permanece siempre protegido contra el Sol

Evite la exposición innecesaria

Busque la sombra donde sea posible y evite el sol en verano durante el medio día.

Use ropa protectora

Incluye colores oscuros, mangas largas, un sombrero de ala ancha y gafas de sol con clasificación UV. Para los niños, busque ropa con protección contra el sol.

Use protector solar

Compruebe que el suyo tiene un alto factor de protección contra los rayos UVA y UVB. Recuerde que la protección solar hace efecto alrededor de media hora después de su aplicación y sólo dura de dos a tres horas.

Los niños corren el mayor riesgo de problemas de salud a largo plazo

relacionados con la exposición insegura al sol.

El juego exterior es importante, pero nunca deje que un niño se queme con el sol.

FÍJESE ESPECIALMENTE EN MANCHAS QUE:

 Han cambiado de tamaño, color o forma

 Son diferentes del resto

 Son asimétricas

 Tienen un tacto áspero

 Tienen varios colores

 Pican

 Sangran

 Tienen una superficie brillante

 Parecen una herida pero no cicatrizan

 Tienen un crecimiento progresivo

Revise su piel de forma regular (una vez al mes) en busca de manchas sospechosas. Si tiene dudas, consulte a su dermatólogo.

Signos de Melanoma

Debido a que el melanoma es particularmente grave, debes estar familiarizado con los signos que debes buscar. 
Puede serte de untilidad recordar los signos ABCDE de melanoma para ayudar en su detección:

A

¿Es ASiMETRICO?

  Benigno

Maligno

 

B

¿Tiene los BORDES desiguales?

 Benigno

 Maligno

  

C

¿Tiene diferentes COLORES?

 Benigno

 Maligno

 

D

¿Su DIAMETRO es mayor a 6mm?

 Benigno

 Maligno

 

E

¿Hay una EVOLUCION en el tamaño?

Antes

Después

MELANOMA

     

Es el tumor menos frecuente pero el más peligroso porque se puede diseminar. Puede desarrollarse en personas más jóvenes que los otros tipos de cáncer cutáneo. Aparece como una mancha pigmentada que se vuelve más oscura, con varios colores o con bordes irregulares pero también puede tener una coloración negruzca uniforme con bordes regulares. Más raramente pueden aparecer sin pigmento en forma de mancha o bulto rosado o rojizo. Estos tumores requieren un tratamiento quirúrgico siempre, incluso las formas superficiales.

 

Carcinoma Basocelular

     

Es la forma más común de cáncer cutáneo invasivo y, afortunadamente, la menos peligrosa. Típicamente aparece como un bulto del color de la piel o rosado con la superficie brillante o cubierto por una costra. También puede presentarse como una lesión más aplanada rojiza o como una herida que no cicatriza. Este tipo de tumor no suele extenderse a otras partes del cuerpo pero, si no se trata, puede invadir tejidos en profundidad.

 

Carcinoma Epidermoide

     

El carcinoma epidermoide, en su forma más superficial que son las queratosis actínicas, es la forma más frecuente de cáncer de piel. Las queratosis actínicas son lesiones muy frecuentes en zonas que han recibido una exposición solar crónica como la cara, el dorso de las manos y el cuero cabelludo en hombres con calvicie. Se reconocen por su tacto áspero, generalmente son de pequeño tamaño pero algunas pueden alcanzar varios centímetros y lo habitual es que sean múltiples. Existen diferentes tratamientos para lesiones únicas o múltiples que no requieren cirugía.

 

Queratinosis Actínica

     

Las queratosis actínicas aparecen en lugares que han tenido exposición crónica al sol a lo largo de muchos años. Entre las zonas típicas se incluyen la cara, el pecho, el dorso de las manos, las orejas y el cuero cabelludo.

Normalmente se muestran como pequeñas manchas rojizas o marrones, en ocasiones con una superficie escamosa que, en ocasiones, incluso forma estructuras en forma de cuerno. Son ásperas al tacto.

Las queratosis actínicas se consideran precancerosas. Está recomendado su tratamiento para evitar que evolucionen a carcinomas espinocelulares.

Tenga el hábito de revisar su piel una vez al mes. No todas las manchas sospechosas aparecen en zonas expuestas al sol o en zonas visibles.

Así que, revise todo el cuerpo, por detrás y por delante, preferiblemente enfrente de un espejo.

 

Fíjese en su cara, incluyendo la nariz, los labios, la boca y las orejas (también por detrás de las mismas).

 

 

Revise su cuero cabelludo utilizando un peine pasa separar el pelo en capas. Hombres: en caso de calvicie, examine todo el cuero cabelludo.

 

 

Revise sus manos, las palmas y el dorso y también entre los dedos.

 

 

A continuación, fíjese en el cuello, el pecho y la parte superior del cuerpo. Mujeres: revise la zona entre las mamas y por debajo de las mismas.

 

 

Levante el brazo para examinar la parte interna del brazo y la axila.

 

 

Utilice un pequeño espejo para examinar la nuca y la espalda.

 

 Revise los glúteos y la parte de atrás de las piernas. Termine examinando las plantas de los pies y los espacios entre todos los dedos..

El cáncer de piel es más frecuente en personas mayores de 50 años o personas que se han expuesto al sol de forma prolongada o intensa. Sin embargo, también puede afectar a adultos jóvenes.

Las personas con un riesgo aumentado son las que:

 Tienen piel clara o sufren quemaduras solares con facilidad

 Tienen historia de quemaduras solares en la infancia

 Pasan muchas horas al sol (por ocio o trabajo)

 Se exponen al sol de forma intensa en cortos periodos de tiempo (vacaciones)

 Utilizan o han utilizado cabinas de bronceado

 Tienen más de 50 lunares

 Tienen una historia familiar de cáncer de piel

 Tienen más de 50 años

 Tienen un trasplante de órganos

Cualquier persona puede desarrollar cáncer de piel aunque no tenga un riesgo elevado.

El cáncer de piel puede ser tratado, y el diagnóstico precoz hace que las posibilidades de una recuperación completa sean muy altas.

Si detecta una lesión sospechosa, es vital que lo revise un médico o, preferentemente, un dermatólogo lo antes posible.

Cuando el tratamiento se retrasa, la afección empeora y, en algunos casos, puede conducir a la disfunción, complicaciones e incluso la muerte. No deje que el retraso reduzca sus posibilidades de un tratamiento exitoso.

Las reglas de oro son:

No lo ignores, esperando que desaparezca
No espere a ver cómo se desarrolla, o se auto-trate usted mismo
No asuma que no es nada grave
No pienses que no es una prioridad tratarlo
Y sobre todo, no tenga miedo de ver a su médico o dermatólogo

El cáncer de piel es tratable si se detecta temprano.
Si has encontrado indicios que parecen sospechosos, Ve a ver a tu médico.